Humor político y social

El chiste político y el social constituyen una especialidad dentro del humor gráfico que se inspira en la actualidad.

No todos los días se producen hechos políticos importantes; generalmente lo que ocurre es que se dan situaciones políticas estables que duran años, dentro de las cuales van ocurriendo cosas: un cambio de presidente o de gobierno, un recrudecimiento o suavizamieno de las tensiones entre dos bloques o países, la aparición de una nueva destructora, conversaciones de desarme, de paz, etc. Luego existe un buen vivero de hechos, "íntimo" y más de andar por casa, que es el de la política nacional de cada país: cambios ministeriales, puesta en vigor de una determinada ley, rumores sobre caídas de gobiernos o personajes importantes de él, coalición de partidos políticos, actividad sindical, actividad subversiva…

En la vertiente social los chistes suelen tocar temas más genéricos: situación general de la tensión obrero-patrono, contrastes entre ricos y pobres, entre cultos y analfabetos, situación del campo, chistes sobre terratenientes y caciques. En líneas generales, el humor social suele girar más que en torno de hechos concretos, alrededor de estratos, capas o clases sociales que, por regla general, se presentan enfrentados: la burguesía, la aristocracia, el obrero y el campesino, el clero, las nuevas clases tecnócratas, los grandes industriales o financieros.

(Tomado del curso dibujo de chistes, de CEAC)

En los últimos años un tema recurrente por su importancia y universalidad es el de la globalización. La denuncia de sus causas —cínicas e hipócritas en bastantes ocasiones—y la crítica de muchas de sus nefastas consecuencias, son una fuente inagotable de material para el humorismo gráfico, en la gran mayoría de los casos solidario con las víctimas de este proceso.

 

venaspetroleo paradocontrabajo
bush-cia
sombraseurófilas

volver

filosófico y poético
absurdo
negro
ecológico
erótico
animaciones
tiras